Empresa

AYER

En pleno boom económico de los años 60, en Bérgamo, Angelo Mora abre el taller que poco después se transformará en la empresa conocida en más de 50 países. Todo nace de la dedicación de don Angelo, que cuida los proyectos desde la idea hasta la completa realización, con la ayuda y el sostén de sus colaboradores. En la base de todo, la idea de construir máquinas para modernizar el mundo de la restauración colectiva. Se comienza con las freidoras para después ampliar la producción con una línea dedicada al lavado de vajillas. A finales de los años 90 se introduce la fabricación de máquinas para helados artesanos; comienzan así los proyectos de pasteurizadoras y mantecadoras. El pequeño taller abierto en 1968 se transforma en una empresa descentralizada en dos establecimientos, que exporta el 70% de su producción y con una voluntad cada vez mayor de progresar, crear, mejorar.

 

HOY Y MAÑANA

Don Angelo Mora ha transmitido el impulso, imprimiendo a los productos características de fuerza, solidez y resistencia. Un compromiso que sigue dando sus frutos y que las generaciones siguientes han sabido mantener, con experiencia y modernidad. Esta unión de la modernidad a la tradición y la experiencia, se traducen en inversiones destinadas a la búsqueda y estudio de nuevas soluciones dedicadas al mundo del lavado profesional y de la freiduría. Un punto fuerte de la empresa es la red de asistencia técnica, capilar y de más que probada eficiencia, formada por distribuidores fiables y fidelizados, anillo esencial para la completa satisfacción del usuario. También se garantiza el suministro de piezas de recambio en un plazo de 24 horas gracias a la gestión de los pedidos realizada mediante un almacén automático. Regularmente se imparten cursos de puesta al día para permitir una presentación siempre actualizada de las novedades.